domingo, 15 de mayo de 2016

Lecturas II Año B-primer semestre 2016






UNIVERSIDAD DE PANAMA
FACULTAD  DE  DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS




CURSO DE
DERECHO PENAL (PARTE GENERAL)
240A
PRIMER SEMESTRE

 BIENVENIDOS
AL 

PRIMER SEMESTRE






Saludos  estimados alumnos, la profesora Dra. Virginia Arango Durling, Catedrática de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Panamá, los felicita de antemano  por haberse matriculado en este curso este primer semestre, en la que  estudiaremos la Introducción al Derecho Penal (nociones fundamentales), la Teoría de la Ley Penal y la Teoría del delito


Les exhortamos a participar durante el desarrollo del curso en todas las actividades, y estaremos en disposición para darles respuestas a sus inquietudes, y concluimos esta bienvenida con esta frase:


El aprendizaje es el inicio de la riqueza.
Es el inicio de la salud.
 Es el inicio de la espiritualidad. Investigando y aprendiendo es donde todos los procesos milagrosos comienzan
 
                                                                           Lecturas


1. La influencia de Welzel y del finalismo, en general, en la Ciencia del Derecho penal española y en la de los países iberoamericanos De Prof. Dr. Dr. h.c. mult. José Cerezo Mir, Madrid, http://perso.unifr.ch/derechopenal/assets/files/articulos/a_20130308_04.pdf


2. Teoría Jurídica del delito: Aproximación a la teoría finalista vs. la teoría funcionalista, Carlos Emilio Gómez Pineda https://www.unipe.br/periodicos/index.php/interscientia/article/.../289


3. Teoria del delito y código penal del 2007 http://www.penjurpanama.com/





jueves, 28 de abril de 2016

Libro Derecho Penal Panameño









PRÓLOGO

          Por honrosa invitación de la autora, asumimos con un alto grado de orgullo la tarea de prologar la presente obra de la distinguida catedrática e investigadora jurídica de las Ciencias Penales y los Derechos Humanos, Dra. Virginia Arango Durling.
          En mi carrera docente en la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Panamá, ella fue una de mis discípulas en el Curso de Derecho Penal Parte General, posteriormente trabajamos conjuntamente en varios proyectos del Centro de Investigación Jurídica, bajo mi dirección y compartimos las tareas académicas como miembros de la planta docente del Departamento de Ciencias Penales y Criminológicas de la Facultad de Derecho por varios años.
          Somos testigos directos de su crecimiento y superación académica, dada su dedicación permanente al estudio y profundización de la ciencia del Derecho Penal, tanto en la Universidad Complutense de Madrid, España, donde obtuvo su título de Doctora en Derecho, con honores, como a través de la consulta de su biblioteca actualizada que cuenta con varios millares de volúmenes que recogen la Doctrina Penal que emana de varios institutos y universidades sitos en Europa y Latinoamérica. Esto se puede apreciar a través de la cita de 142 obras consultadas y que reflejan en cada párrafo en las 289 páginas de este trabajo, que se ocupan de la teoría de la Ley Penal y  de la Teoría del delito.
          En esta primera edición sobre la parte general del Derecho Penal se advierte la utilización de los métodos analítico y semántico reforzados con las corrientes ideológicas y la opinión crítica de grandes juristas de la talla de Antón Oneca, Barbero Santos, Bacigalupo, Binder, Cairoli, Cerezo Mir, Cousiño Mc. Iver, Cuello Calón, Del Rosal, FontánBalestra, Gimbernat, Jakobs, Jimenez de Asúa, Maggiore, Maurauch, Mezger,Muñoz Conde, Pabón Parra, Puig Peña, Ranieri, Righi, Roxin, Scarano, Sauer, Serrano Gómez, Soler, Welzel y Zaffaroni y otras  destacadas autoridades en el campo del Derecho Penal clásico, neoclásico, normativista, finalista o funcionalista.
          Si bien es cierto que la Dra. Arango Durling, tal como lo anota en la presentación de la obra, presenta el  fruto de sus experiencias docentes e investigaciones y lo destina al estudiante de Derecho Penal, luego de su lectura, este trabajo no solo es apto para los cursos de Licenciatura, sino también para los de post grado y maestría, porque permite partir de los conceptos fundamentales y básicos de la Ciencia del Derecho Penal y manejar un panorama completo de la Teoría del Delito a la luz de la legislación panameña y de las más novedosas aportaciones de la doctrina contemporánea.
          Esta  publicación tiene la particularidad que al abordar el contenido de la Teoría de la Ley y la Teoría del Delito, ofrece en cada tema, subtema o epígrafe una visión completa de los distintos enfoques que han realizado los autores, al tenor de las corrientes que han prevalecido a partir de finales del Siglo XIX hasta nuestros días.
En el campo de la bibliografía jurídica penal de nuestro país, la Dra. Arango Durling ha publicado el mayor número de trabajos de investigación científica, en monografías, Textos, Manuales o Tratados, sin contar sus conferencias y artículos recogidos en Revistas jurídicas nacionales y extranjeras.
          Cabe destacar que en la Parte Primera la autora introduce temas puntuales como son la función del Derecho Penal según el Código Penal del 2007 y el análisis de los Postulados Básicos consagrados en el Código Penal vigente, además de una especial mención al Derecho Internacional Penal y a la Corte Penal Internacional, a la Justicia Penal Internacional y los Conflictos armados.
          En la Segunda Parte que se ocupa de la Teoría General del Deliton se le da una especial atención a los delitos de comisión dolosos, al de omisión, al delito de comisión culposo y al delito de peligro.
          Con relación al tipo objetivo en los delitos de resultado, se aborda la relación de causalidad y la imputación objetiva, deteniéndose en los problemas relativos a la causalidad, o sea, al nexo de causalidad y a cada una de las teorías individualizadoras y generalizadoras como son la teoría de la condición, la de la condición adecuada, la de la relevancia jurídica y la de la imputación objetiva, esta última ha logrado más adeptos al igual que la atención y análisis de juristas de prestigio como Claus Roxin, Muñoz Conde, GiintherJakobs, entre otros. Este es un tema que cobra importancia en la teoría del delito y la Dra. Arango lo explica con lenguaje llano y precisión dogmática.
          En lo que respecta a los delitos de omisión impropia, se revisa la situación típica y se aclaran los elementos del tipo objetivo y subjetivo, sin descuidar el examen jurídico de la posición de garante en la comisión por omisión.
          A los estudiosos de esta disciplina, les recomendamos la lectura comprensiva de los capítulos IX y X de la Segunda Parte que se ocupan de los delitos de comisión culposo y al de peligro en los que se incorporan las más recientes investigaciones que ofrece la doctrina científica durante las últimas décadas.
          El rigor científico y la fundamentación bibliográfica que sustenta esta publicación suman méritos suficientes para recomendar su adquisición, que no se limita a los estudiantes de Licenciatura sino también a profesores, Jueces, Magistrados, abogados y usuarios del sistema de justicia penal como un excelente material de estudio y de consulta.
          El Departamento de Ciencias Penales y Criminológicas de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Panamá, suma un valioso aporte a la Doctrina Jurídica nacional a través a través de esta nueva publicación de la Dra. Virginia Arango Durling, quien, como Directora actual de dicho Departamento, ejemplifica el papel que le compete al cuerpo docente de nuestra primera casa de estudios superiores.

Panamá, julio de 2013

Aura E. Guerra de Villalaz
Profesora e Investigadora

De Derecho Penal




viernes, 25 de septiembre de 2015

NUEVA PUBLICACIÓN

NUEVA PUBLICACIÓN


Prólogo de la edición
El fenómeno de violencia contra la mujer no es nada nuevo, su reconocimiento como problema social y no intimo o privado, ha tenido una evolución legislativa en la mayoría de los países del mundo, y en el caso nuestro, se ha evolucionado del castigo de los malos tratos en el ámbito familiar, de la denominada violencia intrafamiliar a  violencia doméstica, y al castigo del femicidio.

Con la Ley 82 de 24 de octubre de 2013, se sanciona de manera novedosa en nuestro país, siguiendo directrices internacionales y  de derecho comparado, lo que se conoce como Femicidio, (feminicidio en otros países)  que debe entenderse como causarle la muerte a una mujer, por el solo hecho de ser mujer, siguiendo cualquiera de las siguientes circunstancias, previstas en el artículo 132A del Código Penal del 2007. 

En ese sentido,  el femicidio es  dar muerte a una mujer  de cualquier edad en el contexto de relaciones desiguales de poder (art. 1) en el ámbito público o privado y en cualquier otro tipo de relación, ya sea laboral, docente, académica, comunitaria o de cualquier índole.

Desde 2011  en nuestro país, se presentaron varias propuestas legislativas para castigar el femicidio, que posteriormente fueron fusionados en un solo proyecto en el año 2013, y en todos ellos se observa una preocupación por la violencia contra las mujeres y la necesidad de adoptar políticas públicas de prevención y protección a las mujeres, partiendo de la tesis de que hay una insuficiencia legal, debe adecuarse la legislación nacional a las directrices internacionales, y que hay que visibilizar  el femicidio en Panamá,

 Ahora bien, desde el plano de los derechos humanos de la mujer, la tipificación del delito de femicidio ha sido calificada por algunos como una conquista histórica, y se refieren para ello a los países centroamericanos  que cuentan con las primeras leyes que han penalizado este hecho, como así lo ha indicado la Red feminista centroamericana de violencia contra la mujer.

En lo que respecta a nuestro país el Ministerio Público ha indicado que el año pasado se registraron 26 femicidios, y en lo que va del año entre enero y marzo van diez, mientras que el Instituto de la Mujer expresa que solo tienen albergues para mujeres maltratadas en las provincias de Panamá y Colón.

Por su parte el Observatorio Panameño contra la violencia de género, explicó a los medios de comunicación social que desde el año 2009 hasta septiembre de 2014 registraron 343 muertes violentas de mujeres, que según explican los medios de comunicación, son consideradas femicidios, porque perdieron la vida en los contextos de discriminación y violencia de género.

Con  ésta publicación que presentamos hemos pretendido indagar dentro del contexto histórico legal panameño  cual ha sido la tutela penal que le ha destinado nuestro país a la mujer vinculado al delito de homicidio, tema que ha sido abordado por el coautor Mgter Campo Elías Muñoz Arango, y también examinar el delito de Femicidio en nuestra legislación vigente.

Es pertinente destacar por el momento la situación de desigualdad de la mujer frente al hombre en los Códigos Penales de 1916 y 1922, que permiten excusar de la pena al cónyuge en caso de homicidio por causal de adulterio, que de manera positiva se eliminó en el Código Penal de 1982, aunque es de lamentar que aún en la actualidad, perdure en otras legislaciones latinoamericanas.

Y por lo que respecta a la inclusión  del femicidio en el Código Penal como figura delictiva, no cabe duda,  que apreciamos que en ello ha influido  la legislación Mexicana y centroamericana, donde se ha debatido el tema  desde mediados de los años 90.
Y posteriormente, a ello aparece el primer proyecto de ley para penalizar específicamente la violencia contra las mujeres a nivel mundial el 25 de noviembre de 1999 de Costa Rica, aprobado en 2007 la Ley de penalización de la violencia contra las mujeres, seguido de otros países, como Guatemala, (2011), El Salvador (2011), Nicaragua y Honduras (2013).


En lo que respecta a nuestro país la Ley 82 de 2013, que castiga el femicidio también se orienta a adoptar medidas de prevención contra la violencia en las mujeres, y adiciona, deroga y modifica  otras disposiciones del Código Penal, que por el momento nos atrevemos a llamar la atención sobre el exagerado casuismo y la deficiente técnica legislativa, que sin duda generará  diversas interpretaciones y por ende una inseguridad jurídica.

Con esta legislación penal especial de violencia contra las mujeres, y en concreto al  penalizar el femicidio como delito autónomo, que atenta contra la vida de la mujer por el solo hecho de ser mujer, dentro del contexto del artículo 132 A del Código Penal, debe tenerse presente que solo estamos visualizando este fenómeno delictivo,  entrando quizás al plano del denominado Derecho Penal simbólico, pues el Derecho Penal es insuficiente para frenar o erradicar problemas complejos de naturaleza social y cultural, en la que es necesario no solo un control social formal, sino también informal que establezca pautas y comportamientos a los ciudadanos.

En esa medida  el Estado  siguiendo la Ley 82 de 2013, tiene que comprometerse de manera efectiva a proteger a la víctima y a prevenir el femicidio, destinar presupuestos, y realizar campañas para  educar y prevenir la violencia, contra la mujer,  a lo cual necesariamente también debe sumarsein la sociedad en general.






Panamá,   10 de mayo de  2015
Virginia Arango Durling
y Campo Elías Muñoz Arango


sábado, 8 de agosto de 2015

Tentativa y desistimiento




Tentativa y desistimiento difieren, 
en uno el sujeto inicia pero no llega a 
la consumación del hecho por causas ajenas a su voluntad, 
en el último, el sujeto personalmente decide 
no continuar con la ejecución del hecho.



http://i54.tinypic.com/23m3iw4.jpg

El ladrón  va corriendo.............



http://www.risasinmas.com/wp-content/uploads/2013/08/los-ladrones-no-descansan-nunca.jpg



Objetivos , reflexiones.



 OBJETIVOS DEL ITER CRIMINIS

Examinaremos   las diversas fases del Iter Criminis en consecuencia el estudiante debe estar en capacidad de conocer y valorar lo siguiente:
1. Conocer e identificar las diversas fases del iter criminis y sus consecuencias.
2. Distinguir entre acto preparación y acto de ejecución.
3. Conocer y distinguir la tentativa y  sus diversas clases.
4. Delimitar tentativa de consumación y de agotamiento.
5. Conocer, distinguir, el desistimiento de otras figuras del iter criminis.
6. Conocer el delito putativo y sus efectos.



 Pista de Reflexión


 Los actos preparatorios por regla general no son punibles,  comprar un arma, un veneno, salvo aquellos que constituyen de por hechos previstos en la Ley penal.

El Derecho Penal no alcanza a los pensamientos. El aforismo latino “cogitationem nemo patitur” significa que con el pensamiento no se delinque.









http://st2.depositphotos.com/1037238/5922/v/110/depositphotos_59221799-Man-standing-in-front-his-car.jpg


Etapas de ejecución del delito





ITER CRIMINIS


https://encrypted-tbn3.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcRCK0zScoiohavOhP5JbXtIThiTvjU9YTyW4m0ntePGvLGgTMSAH1KhsA




Consta de tres fases: 
Interna, Intermedia y Externa.

En la fase interna tenemos tres etapas: ideación
deliberación,
resolucción delictual.



La etapa interna no tiene consecuencias penales.





https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcSjjN4gCrwFpYR5fCj4uows-j3FYdjZEHER7Amk4n4Wz9HYtehUlFzPIw





a diferencia de la etapa externa, que con los actos de

 EJECUCION: TENTATIVA Y CONSUMACIÓN

 HAY CONSECUENCIAS JURÍDICAS.


..

https://encrypted-tbn2.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcTONbYKTxgY4vZuPh7nIhOP7M4ub95tc34ygO5A4SjUX0xW8FQpkcKyO51g


Puede existir responsabilidad penal por los actos preparatorios cuando estén previstos como delitos en la Ley.